Sobre los “hijos de”

大家好!

La familia es muy importante, es común que nuestro origen determine, en parte, hacia dónde nos dirigiremos. Para bien o para mal. Lo mismo sucede en China. Hijos de que son impresionantisisímamente (sí, me he inventado esto) ricos, hijos de que son eternamente pobres, hijos de que son millonariamente ricos pero que son hijos de pobres. En realidad, las combinaciones son infinitas. Pero en China tienen palabras para referirse a esos hijos de, a esas segundas generaciones de chinos que en algunos casos parece que van a acabar dominando el mundo.

富二代(fùèrdài),穷二代(qióngèrdài),拆二代(chai1èrdài).

 

富二代(fùèrdài)

富(fù): rico
二代 (èrdài): segunda generación

La palabra original era esta y se refiere a los chinos que son ricos porque sus padres son horriblemente ricos. De verdad, muy, muy ricos. Cuando algún chino rico sale por las noticias porque ha hecho una salvajada, normalmente es uno de estos iluminados. Los chinos normales de toda la vida odian a los fuerdai con toda el alma porque, de verdad, muchos de ellos son veneno. Estos chinos son, pues, los “ricos de segunda generación”.

Por ejemplo, Wang Sicong (uno de los caracteres en su nombre significa “inteligente”, ya me dirás tú). El amigo le compró a Keke, su perro, ocho móviles iPhone 7 y dos relojes Apple de oro de 18 quilates. (foto de cabecera en esta entrada) Y su padre hace años le regaló unos 90 millones de euros para que hiciera con ellos lo que le viniera en gana.

Un horror, aviam si ens entenem.

穷二代(qióngèrdài)

穷(qióng): pobre
二代 (èrdài): segunda generación

Esta palabra, que se traduce como “pobres de segunda generación”, se creó para criticar precisamente a los fuerdai. Si ellos son fuerdai, nosotros somos qiongerdai, ¿y qué? No tendremos dinero, pero no somos unos mimados que crecieron en cunas y camas de oro (literalmente) y casas con paredes de mármol (cierto, que las he visto en directo), todo lo que tenemos lo vamos a conseguir a través de nuestros esfuerzos. Y es que China es la cultura del 努力 (nûlì), del esfuerzo, y es muy importante para los chinos poder ser el motivo de su propio éxito. Así pues, frivolizar de esta manera también es una forma de crítica. Y me parece la mar de bien, oiga.

拆二代(chai1èrdài)

拆(chai1): demoler
二代 (èrdài): segunda generación

Esta palabra es la mejor con diferencia y con razón. Chai, en primer tono, significa “demoler”, como cuando viene el tractor con la superbola de hierro y te tira la casa al suelo porque en el muro hay pintado el hanzi “”. Es que en China funciona así. Si tu casa está en un terreno que una empresa privada, por ejemplo, necesita para construir un centro comercial, pues molesta. Si tu casa está en un terreno que el gobierno, por ejemplo, necesita para hacer pasar una carretera, pues molesta. Así que te ofrecen cantidades ingentes de dinero para que te vayas de tu casa y la puedan demoler. Y cuando aceptas eres tan rico que no te quedan suficientes años para gastártelo todo, así que das el dinero a tu hijo. Y ahora tu hijo es un chaierdai. ¡Felicidades!

chai-beijing
Hola, soy el gobierno y vengo a derribarte la casa.

Es increíble.

Pero los héroes de este tipo de historias son los ancianos con dos orejas como Luo Baogen y su esposa, un matrimonio de ancianos que vivían en Zhejiang y que se negaron a dejar su casa para que una empresa privada pudiera construir una carretera. Al final la empresa privada acabó construyendo la carretera, sí, pero rodeando la casa. A ver quién tiene más… ganas.

article-2236746-1628CC77000005DC-552_964x637
Una imagen vale más que mil tuits.

Lo cierto es que no sé qué habrá sido de esos ancianos y del bloque de pisos que no pudieron demoler en su día, pero ese matrimonio de ancianos representa lo peor del desarrollo económico masivo que se lleva viviendo en China desde hace ya unos cuantos lustros. Paredes marcadas para ser derribadas y enterradas en alquitrán, sobornos multimillonarios y extorsiones para conseguir un centro comercial o una carretera más, y todo con el objetivo de demostrar que China es un país desarrollado, del primer mundo, con carreteras enormes, puentes que desaparecen en la niebla y centros comerciales con parejas de fuerdai vestidos a conjunto: ropa negra y diamantes para las mujeres y oro para los hombres.

Hasta aquí la entrada de hoy 😀

¡Espero que os haya parecido interesante!

Nos leemos~

G.

Anuncios

Un comentario en “Sobre los “hijos de”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s