Vacaciones en el sur, tercera parte: de camino a Shanghái

Día 6: churros, gatos y monstruos

Hoy Feng y yo vamos a desayunar churros chinos y 小笼包 de cerdo con caldo.

Son de una tienda muy famosa de Suzhou en la que hay cola unas 20 horas al día y que apenas cierra para poder suplir la demanda. Luego, Feng y yo nos despediremos y yo cogeré el tren que me llevará hasta Shanghai.

Qué pasa con la comida en Suzhou, estas cosas enormes son deliciosas, me quiero morir. Me siento tan afortunado. Además, ha sido una amiga de Feng la que nos ha comprado todo esto. Se ve que esta chica estaba haciendo cola y nos ha comprado un poco de todo porque Feng le ha dicho que íbamos a ir. Bondad es esto, comparada con ella Maria Teresa de Calcuta era una gánster. No tengo fotos de la comida porque nos duró cinco minutos, por cierto.

He salido desde la Estación de trenes de Suzhou (Suzhou Zhan; 苏州站) y llego a la Estación de Shanghai Hongqiao (Shanghai Hongqiao; 上海虹桥) oliendo a tabaco. Estos trenes son asquerosos. La zona de fumadores no es una zona, es el espacio entre vagones, así que todo el vagón huele a tabaco chino, que es tres veces peor que el Marlboro.

Hoy por la tarde quiero ir al Museo de Arte Contemporáneo de Shanghai (MoCA Shanghai); luego, por la noche, quiero ir a ver los rascacielos a nivel de calle. Mañana iré al Bund a verlos desde lejos y a hacer fotos de turista.

El hostal está dentro de un 小区 (Xiao Qu; Pequeño distrito) y es enorme. El nombre del hostal es 上海宾家国际青年旅舍 (Shanghai Binjiaguoji Qingnian Lushe; Shanghai International Youth Hostel / Beehome International Guest House) y la dirección es la siguiente: 东昌路490弄 东园新村210号 浦东新区,上海 (Dongchang Lu 490 Long, Dongyuan Xincun 210, Pudong Xincun Qu, Shanghai; Calle Dongchang 490, Zona residencial de Dongyuan 210, Distrito de Pudong, Shanghai). La dirección es muy rara porque el 小区en el que estaba situado el hostal era muy grande y tenía distintas zonas. Una vez encontrabas la puerta al 小区 solo quedaba dar un par de vueltas y había un montón de carteles indicando que había un Youth Hostel cerca. Seguí los carteles y lo encontré superescondido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El hostal tiene un montón de zonas comunes supermonas y superbién decoradas. Al entrar descubro dos pequeños gatos durmiendo en una silla, son preciosos. Subo a mi habitación, dejo mis cosas y me voy.

El MoCA está en la enorme y famosísima Plaza del Pueblo (人民广场; Renmin Guangchang). Bueno, en realidad está en el Parque del Pueblo (人民公园; Renmin Gongyuan), que está junto a la plaza, pero en realidad es básicamente la misma zona. Mi edición de la Lonely Planet no es que sea de hace mil años, pero los chinos hacen lo que quieren, así que me he dado cuenta durante el viaje de que está un poco obsoleta en cuanto a horarios y precios. Pero cuando intento entrar a las 16:55h y me dicen que ya no admiten a gente a partir de las 17:00h cuando en la guía pone que cierran a las 21:00h (con lo cual tendrían que dejar de admitir visitantes hacia las 19:30h como mucho) me da un algo. Que cerramos a las 18h, así que ya no aceptamos visitantes. Y no sé si será el tren sucio o la llovizna o que en este país a las 17h ya es de noche y tienes que volver a casa o irte de fiesta, pero pierdo el norte y me vuelvo loco. ¿Oye perdona?¿Has visto la hora que es? Ven que te la enseño. Son las cinco en punto,  y si no me hubieses entretenido aquí ahora yo ya estaría dentro del museo y no estaríamos teniendo esta conversación. No, mira, por supuesto que me vas a dejar pasar, he venido hasta aquí por esto, ¿sabes? He pagado 3 yuanes (40 céntimos de euro, pero es una pequeña fortuna) de metro, ¿sabes? Cuando acabo de soltar mi discurso en mi chino malísimo hago un gesto de desprecio que hacen algunos chinos y que he comprobado que funciona si eres extranjero y hablas chino. Vale, entra. Pero intenta ir rápido. Aha, aha. Por cierto, soy estudiante, tengo descuento, ¿verdad? Lo siento, solo tengo billetes de 100 yuanes. Adéu, Visca Catalunya.

Sobre la exposición que visité: Shanshui Within

«Al bebedor no le importa el vino; lo interesante es el paisaje» ­­— Ouyang Xiu.

Este verso del poema «Zuiweng Tingji» ha sido, durante más de mil años, el verso más hermoso para describir la felicidad que uno siente mientras observa las montañas y los ríos o los lagos. La exposición se titula Shanshui Within (Shanshui del chino 山水, que significa literalmente «agua y montaña» y se utiliza para describir los paisajes de la China antigua, que solían contener montañas y agua), pero lo que se expone no son este tipo de paisajes. La exposición utiliza las obras de numerosos artistas chinos que, a través de ellas, se han dedicado a criticar la incesante y destructora transformación de las zonas rurales y miles de ciudades antes apenas desarrolladas en lugares en los que solo hay hormigón y carreteras y en los que viven apelotonadas decenas de millones de personas.

La exposición es preciosa. Al final hay una actividad para los visitantes. Tenemos una hoja de papel que imita una de las páginas del Libro de las montañas y el mar, y tenemos que inventarnos nuestro propio monstruo. El mío es la profesora de cultura y folklore chino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Me voy el último del museo porque tengo demasiado orgullo y hago lo que quiero porque soy un extranjero que habla chino. La siguiente parada son los rascacielos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando me canso de pasear creo que sé el camino de vuelta, pero me pierdo. Pero acabo en un centro comercial, y como me quiero mucho entro en un restaurante de cocina asiática y me pido una buena cena.

Después de cenar me sitúo con el 百度地图 (Baidu Ditu; Baidu Mapas) y vuelvo a casa. Bueno, lo intento. Porque es Shanghái y hay un centro comercial de cuatro plantas cada tres metros y necesito entrar. Los odio, pero entro igual. Los odio porque están llenos de parejas de jóvenes ricos de verdad vestidos de negro a conjunto y con relojes y joyas carísimas agarrados del brazo y que miran a todo el mundo con mal humor, desprecio y que te empujan si te acercas mucho. No me gustan nada. Y luego también hay familias enteras que vienen del campo y van corriendo de un lado a otro, gritando y tocándolo todo. Pero esos solo son salvajes del campo, puedo soportarlo. A los chinos ricos no, son peores que el madrileño más castizo castizo. Cuando me aburro de Cartier, D&G, Bottega Veneta, Dior, Burberry, Chanel, Versace, Givenchy, Gucci, Prada, Tom Ford, Valentino, Chopard, Montblanc, Tiffany & Co., etc., vuelvo al hostal.

En el hostal conozco a Guofeng, un chico graduado en una ingeniería muy rara. Es muy tranquilo y serio, pero tiene una sonrisa sincera. Está viajando para conocer China. También conozco a Dongmin, un chino-coreano simpatiquísimo que vive en una zona cercana a Corea o algo así, no acabo de entenderlo. Pero están muy interesados (ellos, pero el resto de compañeros de habitación chafardean desde sus camas sin ningún tipo de complejo) en la vida del chico catalán, así que tardan dos segundos en decir lo suyo y luego quieren saber todo lo mío. En un par de horas ya somos besties, y hablamos de nuestros planes para mañana. Yo quiero ir al Museo de Shanghai (Shanghai Bowuguan; 上海博物馆) y a la zona de Yuyuan (Yu Yuan & Yu Yuan Shangcheng; 豫园 & 豫园商城); por la tarde, al Bund. Ellos también, y les veo tan felices y me caen tan bien que decidimos que pasaremos el día juntos. Mañana será uno de los mejores días de mi viaje. Guofeng y yo nos quedamos hablando hasta tarde y me pide que le despierte cuando yo me despierte, que de verdad que quiere ir conmigo y que mi horario le parece bien. Guofeng, es la una de la madrugada y yo me levantaré a las 7:30h, ¿estás seguro de que queréis que vayamos juntos? Que sí y que sí y que sí, que me despiertes. Love story, vaya.

Día 7: Guofeng durmiendo, museos, jardines, despedidas y el Bund

Sin gafas y recién levantado parece que Guofeng no tenga ojos. 早上好,小国 (Zaoshang Hao; Buenos días, pequeño Guo (小+nombre se utiliza como con afecto, aunque creo que entre chicos no se puede porque Guofeng se ríe). Dongmin se levanta con pelos de loco. Veinte minutos después salimos los tres por la puerta. Parece que nos conozcamos de toda la vida. Y llegamos al Museo de Shanghái.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Salimos del museo y nos vamos a comer. Guofeng come en dos minutos y luego se duerme.

nor
Dormidito.

 

Después paseamos por la zona de Yu Yuan y luego entramos en los jardines. Son preciosos. Después de un rato paseando nos sentamos en los bancos de un pabellón a descansar. Tenemos hasta las cuatro, entonces Dongmin se irá a la estación de trenes para volver a casa. Guofeng se duerme de nuevo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nos despedimos de Dongmin con mucha pena y yo le doy un abrazo a la catalana. Ahora Guofeng y yo iremos al Bund a ver los rascacielos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De vuelta paramos a cenar en un restaurante de comida rápida china, y luego volvemos a casa. Mañana nos levantamos a las 9:00h. Él para irse y yo para irme a desayunar por ahí, ver alguna librería y coger el tren a Hangzhou. Quiero quedarme. Quiero quedarme.

晚安晚安 (Wan’an, wan’an; Buenas noches, buenas noches).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s