De camino a Pekín: primera parte

Cuando me asomo a la ventana del avión tengo que desempañar el cristal una y otra vez porque cada vez que respiro se cubre de vaho. El cristal está muy frío. Hace frío en general, pero nos han dado unas mantas. Intentaré robarla, la quiero, me gustaría quedármela de recuerdo.

No llevo ni cuatro horas en el avión y ya me quiero tirar por la puerta de emergencia. Me duelen las piernas y solo he podido levantarme una vez porque a mi lado tengo una coreana que en otra vida fue un perezoso. Ha sido sentarse y sobarse entera. La han tenido que despertar cuando nos han traído la comida, que estaba todo el avión acosando con la mirada a las azafatas para que les dieran de comer pero mi compañera la coreana estaba frita, abrazando el cojín áspero que nos han dado, descalza, con la boca abierta y un hilo de saliva precipitándose al vacío desde la comisura de sus labios. La azafata llega a nuestra fila y me da con cuidado mi bandeja de comida. La pedí lactose-free porque si no me da un no sé qué. Pescado con judías y arroz, ensalada de pasta, piña cortada y dos rebanadas de pan.

Comida de avión.
Comida de avión.

Excuse me, madam, I have to give you your meal, le dice dice la azafata a la coreana. La chica se despierta de un bote y mira a su alrededor, confundida, y se limpia el hilo de saliva suicida. Hwat, dice con su A1 de inglés. La azafata le sonríe y le da su bandeja de comida. Cuando la azafata se va y nos ponemos a comer veo que tiene patatas asadas con carne y judías, couscous con garbanzos y brownie de chocolate y me dan ganas de quitarle la vida y la comida. Injusto. Mientras comemos, los dos rusos de delante tiran sus asientos hacia atrás. La coreana simplemente pone cara triste; yo, a partir de este momento, empiezo a pegarle rodillazos cada diez minutos al asiento. Inaceptable, por lo menos pídeme permiso, Natasha maleducada. Así que mi objetivo en la vida es conseguir el HSK5 y amargarle la vida a Natasha. La coreana y yo hablamos un poco. Qué tal la vida, adónde vas, de dónde vienes. Le digo tres palabras en coreano y sonríe. Dice que su ciudad española favorita es Sevilla, pero que hace mucho calor. ¿Barcelona? Mucha gente, demasiada. Qué me vas a contar, chica, que no sepa yo. La coreana no se acaba su comida y se pone a dormir otra vez, así que le suplico que me deje salir un momento para ir al baño. 

China frita delante del lavabo.

Cuando vuelvo está dormida de nuevo. Oye, perdona, oye, oye, oye, ¿estás viva? Resucita y me deja pasar. Los rusos de delante acaban de pedir vodka con hielo. Ha pasado ya bastante rato y no he podido salir de nuevo porque la coreana y los rusos están en coma y yo no sé teletransportarme. Miro por la ventana para sentir que no he sido un estúpido al pedir este sitio. Ahora nos acaban de traer una empanada de pollo que sabe a gloria bendita y un muffin de chocolate blanco que me hace llorar.

Más comida de avión.

La coreana rechaza la comida como si estuviese de huelga de hambre y me dan ganas de quitarle la vida y pedir su comida para mí. Me duelen las piernas. La coreana se acaba de despertar y ha pedido su comida. Cuando acabe de comer intentaré volver a salir y andar. Llegaremos a Doha en un poco menos de dos horas, y solo pensar que tengo que volar 7 horas más me da ganas de ponerme el chaleco amarillo hinchable y romper el parabrisas del avión y tirarme. La despedida en el Aeropuerto de Barcelona ha sido bonita. Con mi madre, mi hermano, mi prima y el amor de mi vida. Hemos llorado todos un poco y tal. Luego, en el control de seguridad me ha dado la llorera fuerte. Y luego en la puerta de embarque, y luego cuando hemos despegado. Ahora ya no me duele el alma, solo las piernas. Necesito levantarme antes de que lleguemos a Doha o me va a dar un trombo en las piernas y me va a dar un patatús.

Anuncios

2 comentarios en “De camino a Pekín: primera parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s